Así son los entierros en Sudamérica, y si no, así deberían de serlos.

Deja un comentario