El amor de nuestro señor

Es infinito o eso dice él…

Deja un comentario