Mierda de rigor histórico.

Deja un comentario