Qué lástima, imbécil! 

Deja un comentario