Todo el que se raspó las rodillas sabe lo que digo.

Deja un comentario